José Ramón Magarzo

Presidente de Altran España y Portugal

Hablemos de nosotros: Los consultores

| 0 Comentarios

En estos años, la innovación viene siendo un tema central siempre que hablamos en términos económicos de países, empresas, instituciones…, nadie duda sobre la necesidad de innovar continuamente y a un ritmo de vértigo, si se quiere permanecer en el mercado.

El concepto viene de lejos, renovarse o morir no es una frase precisamente nueva, lo que sí es nuevo es la necesidad de hacerlo a una velocidad que complica sobremanera obtener retornos con ciclos de vida de los productos y servicios cada vez más cortos y, sobre todo, disponer de los recursos humanos capaces de afrontar este reto.

Como digo, siempre que abordamos esta cuestión lo hacemos refiriéndonos a países, empresas, organizaciones, etc. En este post quiero reflexionar sobre nosotros, los profesionales, los consultores.

Es esencial que sepamos gestionar nuestros conocimientos y capacidades de la misma forma que las empresas gestionan la evolución de sus servicios y productos. Si nosotros, los profesionales, no evolucionamos, difícilmente vamos a poder ayudar a nuestros clientes a que lo hagan.

David H. Maister, emplea los conceptos de cuenta de resultados y balance para referirse a la necesidad de que los profesionales nos ocupemos tanto de estar en condiciones de ayudar a nuestros clientes hoy y, por lo tanto, tener opciones de que nos contraten y, por tanto, ganar dinero (cuenta de resultados). Como de asegurarnos de adquirir los conocimientos y capacidades para seguir siendo competitivos mañana, el balance.

consultoresSiempre hago la distinción entre conocimientos y capacidades, el primer término supone saber sobre una disciplina, un sector, una tecnología… y el segundo implica saber aplicar esos conocimientos para ayudar así a nuestros clientes.

Debemos hacer compatible nuestra “cuenta de resultados”, que genera ingresos hoy para nosotros y para nuestras empresas, con nuestro “balance” que nos permitirá seguir pudiendo ofrecer servicios competitivos al mercado mañana.

No podemos encasillarnos ni permitir, en su caso, a la empresa para la que trabajamos que lo haga, si no queremos quedarnos obsoletos más pronto que tarde.

La mayoría de nosotros hemos ido ensanchando nuestras especialidades (técnicas, sectoriales, globales…) y profundizando en ellas según se ha ido dando las circunstancias, no hemos elegido… no hemos planificado, eso sí, algunos hemos tenido más o menos suerte que otros al ir adquiriendo los conocimientos y capacidades más adecuadas.

Pero si queremos dirigir y controlar nuestras carreras profesionales no debemos confiar en la suerte (aunque siempre venga bien) ni improvisar cuando se vayan presentando oportunidades.

Mi consejo, especialmente a los más jóvenes, es que asumáis el control de vuestras carreras, planifiquéis en que aéreas queréis adquirir conocimientos y capacidades y seáis proactivos para conseguirlo.

Adicionalmente y en un mundo que cambia a velocidad vertiginosa, la actualización selectiva del conocimiento es crítica para progresar y sobrevivir.

Trabajar en “nuestro balance” es duro y exige perseverancia, ya que los resultados no se ven más que a largo plazo, así que tenemos que empeñarnos en construir “activos” para el futuro. Nadie lo va a hacer por nosotros….

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.



Pin It on Pinterest

Share This

¿Te parece interesante?

Puedes compartirlo en tus redes sociales