José Ramón Magarzo

Presidente de Altran España y Portugal

Culturas en empresas de servicios

| 0 Comentarios

Voy a considerar dos tipos de culturas en empresas de servicios profesionales que, en mi opinión, son las más significativas, las más marcadas.

La forma de desarrollo de negocio es lo que entiendo que define el tipo de cultura existente o predominante en nuestras empresas, y yo distingo entre las que se apoyan en la actuación individual y fuertemente emprendedora, y aquellas otras que descansan en un modelo de cooperación y trabajo en equipo. Esto marca e influye de manera definitiva en el resto de actividades y acaba marcando la cultura de la compañía.

trabajoAmbos deberían poder  coexistir en una misma compañía  dependiendo de que se busque en cada momento o en cada área de negocio, pero no suele resultar fácil.

Perseguir proyectos locales  precisa de grandes dosis de emprendimiento e individualismo, en cambio, cuando perseguimos proyectos globales  y/o complejos necesitamos grandes dosis de cooperación y trabajo en equipo.

Soy consciente de que el esfuerzo de síntesis que exige una publicación de este tipo hace que me deje matices, pero, en mi opinión, son estas dos culturas las que predominan en nuestras firmas de servicios profesionales y a partir de ellas surgen combinaciones de ambas, dependiendo de los momentos estratégicos y/o del mix habitual del tipo de proyectos.

Siguiendo con este esfuerzo de síntesis diría que se balancean conceptos tales como:

  • Individualismo y emprendimiento necesario para abordar proyectos locales y, generalmente, con grandes dosis de asistencia técnica versus colaboración estrecha, esencial para poner en valor capacidades globales que permitan atender proyectos complejos en mercados/países distintos.
  • Flexibilidad para atender muchas “pequeñas” cuentas versus foco en grandes cuentas.
  • Oferta diversificada versus concentrada y específica

El grado de adecuación y adaptación de los profesionales a la cultura predominante en las organizaciones para las que trabajan es lo que va a determinar el rol que finalmente asuman.

Sabemos que los  profesionales idóneos en nuestras empresas deben demostrar su competencia profesional para entender las necesidades de los clientes y poder ayudarles, deben asimismo tener las capacidades de liderazgo necesarias para dirigir equipos de alto nivel y deben, por fin, ser capaces de desarrollar negocio.

Lo primero es imprescindible para todos, lo segundo es necesario para todo aquel que quiera progresar siendo responsable no solo de su trabajo sino del de un equipo y por fin los que, además, son capaces de desarrollar negocio son los auténticos líderes en nuestras empresas.

Por tanto, si admitimos que estas dos formas de desarrollar negocio marcan fuertemente la cultura y que el grado de adecuación a ella va a influir decididamente en la evolución de los profesionales, estos deberán saber desenvolverse en el escenario que se presente, bien sea cuando la organización necesita perfiles de fuerte personalidad y capacidad de emprendimiento (multinacionales de nuestro sector buscan desarrollar su negocio a nivel local buscando inicialmente empresarios) o perfiles de profesionales con marcadas habilidades para fomentar la cooperación y el trabajo en equipo entre distintos mercados.  No es fácil, ¿pero qué es fácil hoy día?

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.



Pin It on Pinterest

Share This

¿Te parece interesante?

Puedes compartirlo en tus redes sociales